Archive for the ‘Cosas que Enteramente Parecen Otras Cosas’ Category

SUMA

9/08/2011

 

Even better than the veeeeloosiidaaaaaaaa…

PERSONAS QUE ENTERAMENTE SE PARECEN A OTRAS PERSONAS

10/09/2009

¿Supone esto el comienzo definitivo de una sección especial en este blog? Quién sabe. Tampoco es que lo haya pensado mucho.

 

PERSONAS QUE ENTERAMENTE SE PARECEN A OTRAS PERSONAS

HALLAZGO SIN TÍTULO 1

7/09/2009

Dedicado a mi amigo el Guardián, principal descubridor de esta cosa.

¡REVOLUCIÓN!

21/08/2009

VENDO PISO EN NEW YORK

17/08/2009

Probablemente el anuncio más directo de la Historia:

“¿Qué vendes? Un piso en New York”. Sin rodeos. No engaña. Lo malo es que falta información que podría ser útil, como un número de teléfono y un nombre. Esto me lleva a pensar que tal vez no se trate de un vulgar anuncio, sino de algo mucho más importante: las últimas palabras de una persona moribunda.

Quizá nos hallemos ante el legado de uno de nuestros compañeros de especie, a quien llamaré Mortimer, que quiso aprovechar su último aliento de vida para compartir con la Humanidad su mayor deseo: deshacerse de su piso.

[Para leer el resto de la entrada, subid el volumen, dadle al play y leed pausadamente y con tono solemne]

Donde hombres y mujeres han gritado y lloriqueado pidiendo auxilio, tú, Mortimer, has tenido la valentía de no flaquear ante el implacable acecho de la parca, decidiendo derramar tus últimas gotas de vida a través de un trozo de tiza. En esa columna quedarán para siempre plasmadas las conmovedoras palabras de un hombre que vivió lo suficiente para hacernos testigos del más desgarrador canto a la solidaridad que un ser humano jamás hubiera podido concebir.

Estés donde estés ahora, oh Mortimer, has de saber que desde este humilde blog haré que tu mensaje se extienda a todos mis lectores. Y cuando los tres lo hayan leído, tu nota desesperada será conocida por otros tres, por lo menos. Mediante estas líneas escritas desde el dolor de un corazón sensible, ruego a todos que vayáis a New York y ayudéis a cumplir el sueño de nuestro amigo, qué digo nuestro amigo, NUESTRO HÉROE Mortimer, comprándoos un piso en esa ciudad. Él se sacrificó por todos nosotros y nos dejó la mayor y mejor herencia que podríamos imaginar en estos tiempos:

¡UN PISO!